Domingo, 11 de enero de 2009



Luego de tres días seguidos despertándose tarde, decidió que era momento de tomar medidas drásticas; sonó su despertador y lo apagó con torpeza, a los pocos minutos sonó otro más fuerte que el anterior y lo apagó también, y al minuto sonaron otros dos relojes a la par, se sentó en su cama y los estrelló contra el piso, había funcionado estaba despierta, exasperada e histérica, pero despierta al fin.

 

-“7:00”- pensó para sí mientras se desperezaba con movimientos felinos, se puso el uniforme y se miró en el enorme espejo antiguo y de tamaño un tanto exagerado que tenía en su habitación.- “que feo es el uniforme… parezco un oso panda…” – pensaba viendo la combinación monocromática del uniforme, falda, zapatos y corbata: negros, camisa y medias: blancas. No se molestó siquiera en atarse la corbata, su abuelo lo haría luego, supuso. Bajó tranquila las escaleras, proponiéndose preparar ella el café ese día, pero su abuelo nuevamente la esperaba en la sala con dos tazas y su usual sonrisa; no sabía cómo pero fuese la hora que fuese, el parecía haberse levantado un cuarto de hora antes.

- Buenos días abuelito – saludó orgullosa de haberse levantado a tiempo, se sentó junto a su abuelo tomaba su café y junto a él estaba un hombre bien vestido y de gracioso bigote, que leía el diario, y le puso azúcar a su café- buen día Will ¿Alguna noticia interesante? – le preguntó al mayordomo de su abuelo que tenía el diario en sus manos.

- Si… el asesino de la rosa está de nuevo rondando por la ciudad… - Dijo, comentando las últimas novedades también al abuelo de Nicole.

- ¿El asesino de la rosa? ¿Es ese que deja una rosa blanca junto al cadáver? – Su abuelo asintió.- Es una ciudad grande… los acecinados son muy comunes – Su abuelo bufó rezongando.

- ¿Eres muy valiente no? – Preguntó divertido sabiendo la respuesta.

- ¡Claro! ¡Tengo tus genes! – Se rieron por unos segundos y luego su abuelo serio la retó.

- Lo tuyo no es valor –lo miró desconcertada- Es ignorancia – ese era un golpe bajo, Nicole se entristeció con tal comentario, solo quería subirle el ánimo y el…- Ve con cuidado.- Se levantó y tomando aire agregó – Esta casa esta tan vacía ahora…

- Abuelito… - Quiso entender que por la soledad que sentía este estaba con arisco, quizás no, pero prefería una posible opción antes que esperar una respuesta concreta.- ¿Adónde vas? – Su abuelo se dirigía a la puerta luego de tomar su bastón blanco.

- A caminar por ahí… - Sin darse vuelta atravesó la entrada con mil cosas en su mente, dejando a Nicole preocupada y a William vigilándole  desde la puerta. Esta se quedó unos minutos mirando en vano la puerta esperando a que este volviera y reaccionó.

- Maldición, no me ató la corbata… – Lavó las tazas y miro su reloj que marcaba las 7:34. Tomó sus útiles y se encaminó a la escuela, alegrándose de haber llegado con tiempo de sobra entraba al aula mirando a las pocas personas que transitaban por los pasillos.

- Llegaste temprano… que milagro.

- ¡Hola Ágata! – saludó contenta a su mejor amiga esta le respondió con una sonrisa.- Oye… ahora que estamos solas… - comentó sentándose junto a la morena, que la miro como si ya supiera de que quería hablar.- ¿Porqué eres tan ruda con Tirza?… parece buena chica y…

- Normalmente quien parece muy bueno… no lo es tanto, y hay algo en esa chica que no me gusta y… - la mira de reojo, replanteándose lo que estaba por decir- Además me está quitando a mi mejor amiga - Nicole no pudo evitar reírse con el comentario y la abrazó.- Bueno no es para tanto... ¡Basta! – Agatha trataba de desprenderse del asfixiante abrazo de la chica, que se divertía con las quejas de su amiga.

El aula empezó a llenarse, y a las ocho en punto el profesor de matemática entraba por la puerta, con su usual falta de alegría y gruesos anteojos. Las horas parecían interminables pero la mañana finalmente concluyó.

- No entendí nada de psicología… y se acercan los exámenes… - Se quejaba la castaña acercándose al dúo.

- Porque es una tonta… - Comentó Agatha por lo bajo a su amiga.

- Bueno, bueno puedes pedir ayuda al centro de estudiantes, seguro te ayudan a encontrar algún profesor particular- Trató de disimular codeando a la morena. Sus ojos se posaron en cierto castaño que se acercaba a su pupitre.- ¡Ryan! Estuve tratando de darte tus apuntes toda la mañana, y siempre te me escapabas – Le dijo con su mejor sonrisa, Tirza y Agatha se miraron desconcertadas.

- No importa ¿Te sirvieron? – Preguntó mientras tomaba sus carpetas y esta asintió con un leve sonrojo provocado por el roce de manos, podía ser muy madura pera muchas cosas, pero en lo que sentimientos refiere, Nicole era solo una niñita.- Hoy llegaste temprano así que no los necesitas ¿no?

- No, muchas gracias, disculpa por las molestias - Ryan le sonrió y se alejó dejándola completamente ida, y a dos expectantes féminas esperando explicaciones.

- ¡¿Qué fue eso?!- chillaron casi a la par.

- ¿Cuándo te prestó los apuntes? – Cuestionaban prepotentes.

- El… martes... y anteayer y… ayer también – estaba completamente roja.- Como llegaba tarde y me quedaba un buen rato juntando las cosas… mientras ustedes se iban, me quedaba hablando y me prestaba los apuntes…

- ¡Que buen avance! -Se alegró Tirza.

- Quizás tengas alguna oportunidad con tu amor platónico… - Nicole escuchaba con una sonrisa de oreja a oreja los comentarios de sus amigas.- Pero no te ilusiones – Concluyó Agatha trayéndola a la realidad.

- Si… - Las tres chicas salieron del instituto y se encaminaron a la desolada parada de ómnibus.

- ¡Qué bien! ¡De nuevo se me fue el colectivo! – Se quejó con sarcasmo Nicole.

- Claro, por qué crees que nos vamos tan rápido siempre – Le retó la morena.

- … Porque no me quieren… - Bromeó Nicole haciéndose la víctima.

- Tonta – Agatha miró para otro lado sonriendo y Tirza rió abrazando a Nicole, lo que causó una sutil arqueada de cejas por parte de la primera.

Nicky  se bajó del colectivo y luego de ver que su reloj marcaba las 12:54 empezó a correr, y chocó nuevamente con alguien que venía en dirección contraria, sus carpetas se cayeron al piso, algunas hojas volaron picaras, y maldiciendo su torpeza, se agachó rápido a juntarlas.

- Disculpa, fue mi culpa – el chico al que había chocado se agacho también.- Haber te ayudo –levantó la mirada, era el mismo muchacho de pelo gris que había visto hacía unos días. Al notar que la chica le miraba expectante, sonrió y la miró con seguridad y firmeza a los ojos, Nicole pareció perderse por unos segundos.

- “¡Que ojos!” – pensó para sí al ver la penetrante mirada del chico, eran verdes claros, tan cristalinos que…

- Bonitos ojos – le ganó el chico haciendo que esta se sonrojara por la sorpresa.- De nuevo chocamos- comento mientras le entregaba las hojas que había juntado.- ¿Porqué tan apurada? ¿Llegas tarde?

- Es que mi abuelo me espera para almorzar y no quiero que se enfrié la comida –dijo sin reparo– “¿Porqué le estoy contando? ¡No le interesa!” – El chico rió como si escuchara sus pensamientos.

- Que disfrutes del pollo frito entonces.

- ¿Cómo?

- Nada, nada – Siguió dio unos pasos emprendiendo nuevamente su camino.- Adiós linda – se despidió una mano y la otra en el bolsillo mientras se alejaba dándole la espalda.

- “¿Linda? ¡Pero qué atrevido!” – pensó mientras doblaba la esquina donde estaba el caserón de su abuelo que ocupaba toda la cuadra, estaba en una calle cerrada y era la única casa que había, Nicole se quedó pensando por un segundo.- “¿Venía de casa?.. No puede ser, pero es lo único que hay en esta cuadra…” – Detuvo sus pensamientos cuando vio a su abuelo alegre esperándola en la entrada.- ¡Hola abuelito! - Entró y se sentaron a comer.- ¿Qué preparó Susan hoy? – Preguntó haciendo referencia a la cocinera.

- Pollo frito – respondió su abuelo mientras entraba una rolliza mujer con una red en la cabeza y un delantal impecablemente limpio.

- ¡¿Cómo?! – Se quedó con los ojos como platos, quizás era solo casualidad... 

- Buen día señorita – le saludó la mujer

- Bu… buenos días Susan…. – esta le sirvió una porción del pollo que lucía delicioso.

- ¿Qué pasa Nicky? – indagó su abuelo mientras esta se aflojaba la corbata.

- Nada… bueno, un chico que me encontré antes de doblar la esquina me dijo que comería… - pensaba mas de lo que hablaba mientras señalaba el plato que yacía frente a ella.

- ¿Almorzarías pollo frito? – Completó el anciano, ella  asintió, su abuelo se rió burlón- Es un posible inquilino, se fue unos minutos antes de que llegaras, el estaba cuando le pregunte a Susan con qué delicia me alegraría el día.

-… ¿Inquilino? – pregunto olvidando el misterio resuelto, mientras probaba el pollo.

- Si, esta casa esta tan vacía, y es tan grande, que pensé en alquilar algunas habitaciones ¿Qué te parece?

- Mmm… bien, supongo- comento sin entender del todo la idea, si por lo menos eso había mejorado el humor de su querido abuelo no le importaba que alguien habitara alguna de las eternas habitaciones de la casa.

- Pero no se fue muy conforme con la propuesta ese muchacho – terminó dando el primer bocado a su plato, mientras, Nicole ya llevaba media porción ingerida.

Terminaron el almuerzo y la chica subió a su habitación como siempre, pero no se puso a leer en seguida, se tiró sobre la cama y mirando el techo se quedó pensando. El chico tenía ojos verdes, y el pequeño de su sueño grises, no podía ser el mismo, después de todo, no era ni la primera ni la última persona con pelo gris en el mundo. La noche llegó y de otra vez había decidido no bajar a cenar, su abuelo pocas veces cenaba y el estar sola en un enorme salón no le atraía mucho, había terminado su libro de leyendas, así que bajó a la sala de estar a buscar algo interesante de la colección de su abuelo, ahí estaba él centado en su sillón sintiendo el fresco del atardecer que entraba por la ventana.

- ¿Buscas algo nuevo que leer? – Le preguntó el hombre dando una pitada a su pipa.

- Si... como supiste que…

- Te escuché entrar, y no hay otro motivo por el que vengas a esta sala si no es para buscar alguna interesante lectura.

- Tienes razón, supongo… abuelito ¿Qué me recomiendas? – preguntó mientras curioseaba leyendo los títulos de algunos libros de la gran estantería.

- Ven – le dijo mientras pasaba por una puerta, ella lo siguió, caminaron eternamente por un pasillo estrecho y sin decoración, bajaron unas escaleras. La casa era realmente enorme. Llegaron a una puerta de roble que siempre estaba cerrada, el anciano buscó bruscamente en su bolsillo y le entregó un llavero, con una exagerada cantidad de llaves, entre ellas una de oro, le indicó que abriera la puerta con esta y ella obedeció sin preguntar y la abrió había otra escalera que bajaba, pero más corta que la anterior y entonces... Nicole se quedó asombrada, perpleja y facsinada, era una enorme biblioteca con más de dos metros de altura y repleta de estantes con libros, y protegida por portezuelas de vidrio. Una colección impresionante sin duda.

- ¡Abuelo! ¡¿Y esto?!- no podía salir de su asombro, y un tanto enojada de que no se lo hubiera mostrado antes.

- Mi colección personal, nada de otro mundo, solo algunos libros que he ido coleccionando a lo largo de mi vida- comentó orgulloso.

- Pero… ¡Se necesitarían más de 100 años para leer todo esto! ¡No, 200! – miraba asombrada la infinitud de la biblioteca. Su abuelo rió.

-Digamos que he tenido mucho tiempo pequeña, además están los libros de mis padres y mis abuelos también, en este lugar – dijo mientras se acercaba a uno de los muebles- busca en la primer estantería, un libro de cubierta gris y la imagen de una pluma en el lomo– la rubia estuvo un rato buscándolo entre tal cantidad de libros, conteniéndose las ganas de tomar otros que le resultaban interesantes, lo encontró finalmente y lo sacó.

- Feathers – Leyó el título.- ¿Plumas? – Tradujo mirando a su abuelo con curiosidad.

- Es un libro de ángeles, te gustará lo prometo – la chica hizo una mueca, le gustaban las fantasías y leyendas pero ¿ángeles? No había leído mucho sobre eso, aunque debía admitir que llamaba su atención.

-… Gracias- le dijo mientras se mordía el labio inferior deseando apoderarse de tantos otros libros que no eran precisamente el que tenía en sus manos.

- ¿No vas a cenar? – preguntó su abuelo mientras volvían al salón principal.

- No… Yo…- no s ele ocurria escusa.

- Solo comes cuando cocina Susan… una chica tiene que saber cocinar – se burlo sutilmente.

- Abuelito… - le retó con un revoleo de ojos y subió las escaleras– ¡Buenas noches! – le gritó desde arriba.

Se quedó leyendo, cada vez le gustaba más, leía la historia de un ángel que según lo que ella había entendido, él como espía de Dios había bajado al inframundo y había sido puesto a prueva por los ex-angeles y ahora demonios, pero una vez habiendo sido aceptado olvido el origen de su misión y se enfrentó al mismísimo soberano de los infiernos... Ambos resultaron heridos pero el ángel habia sido maldito, le había herido envenenando su puro ser con el gen del demonio, dejando así de pertenecer a su mundo divino, fue expulsado de ambos reinos, quedando como alma inerte deambulando en la tierra… y se durmió sin poder terminar su lectura y otro día de escuela llego...

Pero para su suerte era viernes, nuevamente su método de cuatro relojes había funcionado. Llegó a la escuela temprano, pero no vio a su amiga de ojos ámbar en el aula, eso era extraño salió a los pasillos buscándola, pues su mochila sí estaba. Entonces la vio, riendo y levemente sonrojada, charlando muy entretenía con… el chico de pelo gris que vestía su uniforme.

- “¿Qué hace él aquí?” – pensaba para sí, pero más aún sorprendida con la actitud de su amiga, esa actitud tan simpática y alegre no era común en Agatha, al menos: no con un extraño. Este mirándola sutilmente de reojo se despidió de la morena y se alejo tranquilo.

- Agatha… – quiso preguntar a su amiga, pero esta había vuelto a su habitual personalidad, y la saludó como siempre.- ¿Qué hacías hablando con él?

- ¿Quién? ¿Zafiel? Es un chico nuevo, me preguntaba dónde estaba la rectoría- Nicole se le quedó mirando.

- ¿Zafiel? – su abrumada mente de rubia trataba de relacionar, vanamente, el nombre del sujeto con la actitud de su amiga.

- Bonito nombre… ¿No crees? - agrego Agatha mientras entraba al aula inmune.

- Mas bien: extraño- concluyó mientras seguía a su amiga.

Las clases empezaron y en el segundo módulo entró el ya conocido, más no muy querido, profesor de matemáticas seguido por el chico de pelo gris, todas las miradas se posaron en el, pero sus verdes ojos estaban fijos en Nicole.

- El es Zafiel, nuevo estudiante, encárguense de que se sienta cómodo – le presentó el maestro.- Siéntate al fondo - le señaló un asiento libre que estaba varios asientos más atrás de Tirza. El obedeció llevándose la atención de todos.

- ¡Qué bien Zafiel está con nosotros! – Proclamo a su compañera la castaña.

- ¿También lo conoces Tiza? – Nicole preguntó desconcertada, esta asintió.

- ¡Pero claro! ¿Tú no? – La rubia arqueó una ceja.

- ¿A si? ¿De dónde?- le volvió a cuestionar.

- Pues de… - el profesor las calló y empezó su clase, la mañana pasó más rápido de lo habitual y Zafiel parecía evitar a Nicole, cansada tomó el colectivo, viendo como el chico se alejaba caminando en su misma dirección. Llegó a su casa y se encontró con su abuelo riendo estrepitosamente.

- ¡Abuelito! ¡Volví! – anunció aflojándose, como siempre, la corbata mal atada, y entrando al comedor donde este la esperaba con un conocido personaje de pelo gris junto a él.

- Nicky el es Zafiel, nuevo inquilino – lo presentó, dejándola sin respuesta posible y sumisa ante la implacable mirada del chico.

………….

-Cada vez son más… tenemos que hacer algo…- dijo sin ocultar su temor.

-No, no debemos hacer nada a menos que sea realmente necesario…- concluyo un hombre de vos grave y un tanto ronca.

-¡Gente está muriendo! No podemos quedarnos de brazos cruzados…- se quejó una chillona fémina.

-Vamos a esperar… y no se atrevan a cometer locuras… ni permitan que los otros las cometan…- sentenció la ronca voz dando por finalizada la discusión.



2do caaappp rubor   como podran notar los primeros 3 capitulos son para presentar a los "personajes" y que entiendan un poco ... apenas de que va la trama feliz 

espero comentarios, criticas y amenazas como siempreee!

Gracias por leerme! 

LEER SIGUIENTE -> 


Delirio de Foxys @ 0:00
Comentarios (7)  | Enviar
Comentarios
me encanta como describis la mente adolescente de Nicole jajafeliz y auqnue digas que estos capitulos son solo para presentar a los personajes, yo creo que la trama ya nos va dejando algunos misterios atrapantes mudoo
Delirio de Bruja26
Domingo, 11 de enero de 2009 | 12:50
Hola. La lectura resulta interesante, aunque not? varias faltas ortogr?ficas y gramaticales. Muchas veces omites tildes y escribes muchas ideas en una sola oraci?n. Primero deber?as poner una idea por oraci?n, para luego ir mejorando la redacci?n y empezar a hacer la lectura flu?da sin confundirla mucho. Escribiste:
- Ven ? le dijo mientras pasaba por una puerta ella lo sigui?, pasaron por un pasillo y bajaron unas escaleras, la casa era realmente enorme, llegaron a una puerta que siempre estaba cerrada, el anciano busc? bruscamente en su bolsillo y le entreg? un llavero con una exagerada cantidad de llaves, entre ellas una de oro, le indic? que abriera la puerta con esta y ella obedeci? sin preguntar y la abri? hab?a otra escalera que bajaba pero m?s corta que la anterior y entonces, Nicole se qued? asombrada, era una enorme biblioteca con m?s de dos metros de altura y repleta de estantes con libros, y protegida por portezuelas de vidrio, era una colecci?n impresionante sin duda.
Delirio de Angela
Domingo, 11 de enero de 2009 | 19:25
Yo lo escribir?a as?:
- Ven ?le dijo mientras pasaba por una puerta. Ella lo sigui?; pasaron por un pasillo y bajaron unas escaleras. La casa era realmente enorme. Llegaron a una puerta que siempre estaba cerrada. El anciano busc? bruscamente en su bolsillo y le entreg? un llavero con una exagerada cantidad de llaves, entre ellas una de oro. Le indic? que abriera la puerta con ?sta y ella obedeci? sin preguntar. Al abrirla hab?a otra escalera que bajaba, pero m?s corta que la anterior. Y entonces, Nicole se qued? asombrada: era una enorme biblioteca con m?s de dos metros de altura, repleta de estantes con libros, y protegida por portezuelas de vidrio. Era una colecci?n impresionante, sin duda.
En este texto puse m?s puntos y comas que eran necesarios para "respirar" un poco entre idea e idea. *No s? si el comentario anterior a este aparece, pero aqu? estoy dando cr?tica constructiva nicee
Delirio de Angela
Domingo, 11 de enero de 2009 | 19:38
se q mis post parecen muy poco originales pero debo decirlo de vuelta: MUY bueno!risaa me esta empezando a caer bien el abuelo, tiene un mundo en libros abajod e la casa jajajajchangos

p.d.: concuerdo con la critica de Angela feliz
Delirio de leaCdc
Domingo, 11 de enero de 2009 | 21:28
hey gracias por los coments ^_^ y si bruja26 cuando edit? el texto le agregu? un tantito de la trama... eto... indirectamente? (mas adelante se van a dar cuenta de lo que hablo lengua)
angela: haceto y agradesco tus criticas como siempre, siento decir que en el capitulo anterior no encontre mas errores de puntuacion de los que me marcaste en este ultimo parrafo U_U pero bueno supongo que soy yo que me cuesta encontrarlos mudoo, pero bueno de eso s etrata ir mejorando, y con respecto a los errores ortograficos... jejeje muchos me dicen que "es mi marca personal" ajjaja (si, ya se que tengo que arreglar eso urgente aburrido)
y leacdc: me encantan tus "post-poco-originales" jajaja gracias por tomarte la molestia de dejarlos gui?o y a mi tambien me encanta el abuelo jajaja aunque me gustan casi todos los personajes de esta historia rubor
Delirio de Foxys
Domingo, 11 de enero de 2009 | 23:38
?aaa, me gusta, lo lei anoche a las 5 mas o menso xDDD me gusta, sabes q creo q sos un genio, me gusta el tema de la historia ?aa

bueno, no soy un hombre de muchas palabras, quiero leer el 3, y piblicar al?guna de mis historias xD para obligarte q me dejes comentarios ah re xDDDD

?aaa


nos vemos genio!!!


aki iwakura juncorazon
Delirio de jun
Viernes, 16 de enero de 2009 | 19:42
hola wandii !! mi escritora favoritaaa !!! risaa

estas vacacione no leo nada .. pero con tus cuentos intrigantes me pego jajajaaj aveces me quedo por que soy media vaga .. si que escribis mucho !! igual que yo jajaja .. eso si todo lo escritoh es necesario o no ? shock

bueno aca te dejo unas correcciones que creo que te podrian servir:

hay algunos errorsitos, mal escritos cmo el que te mostre hace poco..

ell fondo es marron y las letras blancas (esto si queres no lo cambies, porque no es nada)
me parece medio complicado de leer ,, no es como es negro y el blanco que contrastan bien.

todo lo otro me parece estupendooo corazon

te dejo un besote

Nanita
Delirio de Anonimo
Domingo, 01 de febrero de 2009 | 1:31