Domingo, 15 de marzo de 2009

-Así que estas saliendo con Jessica…- se acercó la rubia por la espalda del chico que estaba recostado en uno de los sillones de la gran sala.

-… ¿Saliendo?- se rió por lo bajo, por las apresuradas deducciones de Nicole

-Creí que te interesaba Agatha- agregó simulando no darle importancia

-Nunca jugaría así con Agatha- se rió y aclaró hablando pausadamente y con orgullo.

-Entonces… ¿estás jugando con Jessica?

-Sep

-¿Y no te sientes un poco mal por ser tan cretino siempre?

-Nop

-¿Para vos todo es un juego?

-Sep

-… ¿Alguna vez vas a tomar en serio algo de lo que digo?

-Nop

-¡¿Te estás burlando de mi?!

-Sep

-Te odio- frustrada admitía una derrota más ante la competencia que solo en su mente existía. Se sentó inconsciente en el sofá junto a él.

-A mi cada día me caes mejor.- le guiñó un ojos, Nicole revoleó los suyos.

-Me das nauseas.

-Me das una mezcla de ternura y el punzante sentimiento de una espinilla en el… el pie.- se burló descarado

-despreciable.

-latosa.- se rió al decir esa última palabra, cerró los ojos y retomó su descanso. Nicole se quedó sentada sin decir más.- ¿Ningún reproche, ningún insulto más? ¿Se te acabó el débil repertorio linda?- Agregó Zafiel al darse cuenta de que algunos minutos habían pasado.

-No… me quedé pensando en…- lo mira con altanería- en cosas que no te importan.

-Ya, ya…por cierto- se acomoda en el sillón para poder verle mejor- ¿Qué le está pasando a Agatha? – Nicole lo miró sorprendida y con cierta sospecha- estuvo callada hoy… bueno, más de lo normal- aclaró, Nicole se sonrió- no es necesario ser un genio para darse cuenta.

-No puedo decirte… pero por culpa de eso discutimos… creo que está muy enojada conmigo, pero no puedo aceptar lo que dice…- estaba hablando demasiado, no era la primera vez que le pasaba eso con Zafiel.

-Mmm… Agatha no es una persona que diga cosas sin motivo, quizás tendrías que aprender a confiar un poco más en tus instintos y tus amigos, que en tu lógica.- Nicole se quedó pensando, y sorprendida se divertía de darse cuenta de que podía hablar con seriedad con ese molesto peligris… que quizás tenía razón. Pero claro está: no lo admitiría.

-Pero la lógica es la respuesta más precisa- confirmó como si fuese una prueba científica

-No siempre la lógica tiene razón- le discutió tirándose los mechones de pelo que le dificultaban la visión hacia atrás.

-Te digo que sí.- siguió refutando.

-¿Hasta cuándo vas a seguir engañándote a vos misma?

De nuevo estaban discutiendo como niños. Pero más relajados que lo habitual. Nicole recordó que había quedado en juntarse en casa de su pelirroja amiga. Miró su reloj, tenía suficiente tiempo para llegar.

-Me voy- anunció mientras se incorporaba indiferente. Zafiel la detuvo tomando su mano.

-¿A dónde?- le pregunto con una sonrisa forzada.

-No te importa… ¿podes devolverme mi mano?- trataba de soltarse, pero él la mantenía presa, mientras revoleaba los ojos pensando.

-No puedo… porque- miró para un costado como si en el florero sobre el escritorio se encontrara su excusa.- porque tenemos que hablar.

-Te escucho- le dijo soltándose y cruzándose de brazos.

-…-

-¿Es mentira no?

-Sep… no se me ocurre nada- admitió riéndose, no pudo ocultar su nerviosismo al ver el rojizo color del día que entraba por la ventana, Nicole también se quedó mirando el extraño cielo, pero encantada con tal paisaje.

-Entonces me voy- nuevamente la detuvo, esta vez tomándola por el brazo.

-¿Por qué no quieres que me vaya?

-No es que no quiera, linda- La fémina expectante exigía una respuesta- es que... tu abuelo me dijo que no te dejara salir.

-¿Es otra mentira?

-Sep

-Increíble…- empezaba a inquietarse, se soltó con agilidad y caminó rápido hasta la puerta. Él se apresuró y se puso en frente- ¡Estás actuando como un crío!

-Lo sé- rezongó fastidiado, pero continuando con su terquedad en no dejarla irse.

-No me vas a decir porqué ¿no?- Zafiel negó con la cabeza.- Entonces no vas a evitar que me vaya- quiso escabullirse, pero él la tomo delicadamente por la nuca y acercándose peligrosamente a la rubia que extrañada intentaba descifrar que decían esos profundos ojos verdes. Teniéndola lo suficientemente cerca e indefensa apretó un especifico punto en su cuello logrando que ella se desplomara, la sostuvo con fuerza. Nicole estaba ahora desmallada, y Zafiel la cargaba en sus brazos serio e indiferente, la llevó hasta el sofá más grande de la sala y ahí la dejó, y se quedó agachado mirándola.

-Cuando te despiertes te voy a decir que estas más gorda- le susurró recordado la fuerza que había debido hacer para cargarla. Acarició su pelo quitando uno de sus dorados mechones de su cara. No podía seguir indiferente.- Ves como si podes ser linda cuando estas dormida y calladita… especialmente calladita- le miró con ternura. – niña… no me causes problemas…

Zafiel se acercó a ventana y admiro el peligroso cielo, tan rojo como la sangre, por ultima vez en el día antes de cerrar las cortinas, en un suspiro.

Nicole se despertó, estaba en lo alto de un edificio, la loza de la superficie estaba abruptamente dañada, alzó la mirada vio a un hombre, de firme y pacifico porte, de espaldas, con una dorada y prolija cabellera trenzada que se movía al compás del viento, ya lo había visto, de eso estaba segura.

Le dolía cada músculo del cuerpo, y sin dejar de ver la imponente figura del hombre se incorporó y asustó al sentir algo detrás suyo, de dio la vuelta y entre la sombras dos perlas plateadas brillaban, el dueño de esos ojos estaba en el piso, estiró su mano y ella se asustó al verle, tenía oscuros tribales desde la punta de los desde hasta lo que alcanzaba a verse del brazo con el claro de luna.

Sintió que la jalaban de la espalda, y esas mismas manos la alzaban y arrojaban sin piedad. Sintió el viento, sintió el frío. No entendía lo que ocurría, aunque últimamente, no comprendía nada de lo que sucedía a su alrededor. Veía el pavimento acercándose amenazador, cerró los ojos esperando que fuera un mal sueño. Nada pasó, como si flotase ya no sentía viento, ni frío ni miedo; abrió los ojos, unos brazos la sostenían con suavidad, y dos enormes y puras alas blancas la envolvían, levantó su vista para verle el rostro, pero la intensa luz que emitía no se lo permitió.

Dos de sus matutinos y exasperantes despertadores sonaron al unísono, se levantó contracturada y enojada con todo lo que la rodeaba, se estaba hartando de esos sueños, fastidiada se vistió con su monocromático uniforme y sin desayunar, ni saludar a nadie, se encaminó al instituto. En la sala se encontró con un pensante Zafiel que le sonreía distante.

-Hola linda- le dijo con un dejo de cansancio.

-¿Porqué no me dejaste salir? ¿Quién te crees?- Enojada como se encontraba, estaba dispuesta a decirle unas cuantas verdades sin importarle el protocolo o el refinamiento.

-¿De qué estás hablando?- La miró dubitativo.

-No te hagas el tonto.

-Nicole, no sé, de que me estás hablando.- sentenció y arqueando una ceja siguió su camino hacia la cocina. La rubia, suspiró aún enojada y tomando su bolso, a paso firme pasó por el umbral de la maciza puerta de roble y llegó a la parada de autobuses. No tuvo que esperar mucho la línea 26 frenó estrepitosamente junto a la acera. Subió, se sentó en la parte del medio del colectivo como siempre lo hacía y miró por la ventana. Ese hombre de larga cabellera que brillaba con los reflejos del sol mañanero, usaba con unos lentes oscuros, de pié en la otra vereda, en lo que el vehículo tardaba en reanudar su marcha, el hombre giró su rostro y se quitó los lentes. Nicole se perdió en su mirada.

……………………………

-Ya van tres personas más en esta semana…- dijo ella, echando un oscuro mechón de su pelo detrás de su hombro. Un fuerte puño que resonó contra la puerta la hizo callar.

-Si los humanos son tan inútiles y débiles como para caer ante trucos baratos ¡son ellos los que se buscan ese castigo!

-Nosotros también somos humanos- chilló la fémina replicando la soberbia de su superior.

-Pero no somos como el resto…- le respondió gozando el significado detrás de sus palabras.

-¡No me pienso quedar de brazos cruzados! Y no me importan tus ordenes en este momento…- replicó exasperada la mujer.

-Mis queridos compañeros…- Al escuchar esa rugosa y burlona voz, los dos presentes de dieron vuelta asustados por la sorpresa- Es mi hombre el que se está encargando de limpiar los errores de, como los llamas ustedes: “esos inútiles y débiles humanos”- así que les voy a pedir, que no interfieran, sigan con su aburrida vida llena de restricciones mientras yo me encargo.

-¿Pero como puedes permitir que la gente muera? ¡Eso no es una solución!

-Sabe señorita…- comenzó a decir el visitante- yo me crié en el campo y allí, cuando un animal daña a su dueño, o solo produce destrozos… se lo mata y disfruta de un festín… la realidad no va más allá de eso.- El hombre que estaba junto a la mujer rió complacido y con cierto sadismo.

-Estamos hablando de personas… no de animales…- dijo ella por lo bajo conteniendo su frustración. El visitante la observó interesado.

-Bien, si realmente quiere hacer algo al respecto, investigue quién está induciendo a estas personas… y no s entrometa en los casos perdidos ni me juzgue- le rebajó con la mirada- después de todo, juzgar a los otros no la librará de sus propios errores Señorita Rantier.

La mujer se quedó callada y furtiva, su compañero y superior –según su propio índice de rangos- satisfecho gozaba ver al hombre alejarse.

El visitante se fue y de las sombras el hombre de ojos negros lo siguió. Sin mirarle, le habló:

-No te molestarán por ahora… pero esos inconscientes, tarde o temprano van a entrometerse.- El asesino inmune solo lo miraba.- Trata de no llamar tanto la atención… ¿Qué necesidad de dejar una rosa?- Rieron a la par.

-Así es mi estilo.- Gozó el asesino.

-Esa chica… te vio…- él asintió- ¿Te reconoció?

-No…



opiniones! opiniones! tengo sed de opiniones!
 
mudoo
puse una nueva votación jeje (me da la impreción de que v a ganar la ultima opcion )
la anterior sigue con Zafiel a la delantera y Nicole pisandole los talones! (se puede acceder a travez de "más votaciones")

espero com siempre vuestras criticas, sugerencias y comentarios! (no sean malvados que se que hay muchos que leen y nunca me dicen nada XD)

Gracias por leerme 
feliz
 


Delirio de Foxys @ 0:00
Comentarios (6)  | Enviar
Comentarios
Me gusta cada vez m?s Zafiel, pero ??Qu? se trae entre manos?! La verdad esta complicado saber qui?n es el asesino, todab?a no tengo ni pista...

?Quiero el proximo capitulo!
Delirio de VGirl
Jueves, 19 de marzo de 2009 | 13:38
0.0
Queeee sigelo esta poniendose cada vez mejor!!
Saludos
Delirio de aihtnycs
Viernes, 20 de marzo de 2009 | 11:43
uuuhhhhchangos esto va de bien en mejor!risaa ya quiero el otro cap!!!risaarisaarisaarisaa
Delirio de leaCdc
S?bado, 21 de marzo de 2009 | 15:34
quiero mas, se esta poniendo interesante,me gustan los matices que le dasrisaarisaagui?ofeliz
Delirio de bruja26
Domingo, 05 de abril de 2009 | 21:43

I'm an online course learner and asked guys to write my essay for high school admission, as I never attended any school or college. Home education in a Spanish family wasn't any good for me. Hope to become a top student.

Delirio de Anonimo
Jueves, 20 de abril de 2017 | 10:27

I really liked this material. Your writing is simple but it has some very interesting layers to it. Not many writers have this quality. Please also check out my site: India Accounting Outsourcing.

Delirio de Anonimo
Jueves, 08 de junio de 2017 | 3:53