Domingo, 26 de abril de 2009




-¿Rantier era la prometida de papá?… tu su amante… quedaste embarazada ¿y por eso papá se quedó contigo?- preguntó Nicole al teléfono nerviosa.

-SI… tal y como lo dices… ¿El abuelo te lo contó?… No soy la madre modelo… pero ya habíamos quedado en que yo no era un buen ejemplo a seguir- se excusó recordando la anterior conversación que habían tenido- bueno me voy ¡diviértete en la fiesta de la escuela!- Finalizo la conversación seguida por los tonos de la línea telefónica.

-…- Nicole tragó en seco, todo excepto su despertar había sido igual al de su sueño, por más que ella cambiara las palabras o sus acciones, lo demás seguía su curso, siguiendo los pasos de su pesadilla….

Se acercó temerosa y dudando a cada paso, encontró a William en la sala, sin la compañía de su abuelo, se acercó intentando resolver la forma correcta de expresarse.

-Mi pesadilla está pasando tal cual- decretó sin rodeos sin sutileza. William se volvió a ella y le soltó una mueca.- No te rías… ¡es verdad!

-Quizás sea solo casualidad, el día apenas comienza… y si no le gusta cómo van las cosas solo hágalas diferente- le respondió con lógica.

-Si… tienes razón… es imposible que todo suceda tal cual…- Se quedó pensando unos segundos con la cabeza de lado- Quizás podría empezar con intentar ponerme otra ropa distinta esta noche- dijo mirándose a si misma el pijama que aún traía puesto.

-¿Por qué no se pone ese vestido corto y blanco que le regaló su madre? Hace mucho que no lo usa- Comentó William ayudándola a decidir.

-NO ¡ese no!- Le gritó frustrada alejándose de la sala.

Las horas pasaban, las cosas estaban tranquilas, pero así también habían ocurrido en su sueño, decidió cancelar su encuentro con sus amigas, y ver si podía cambiar las cosas, o si necesitaba urgentemente un psiquiatra…

Daba vueltas su ropero, buscando ropas diferentes, poco le importaba, cualquiera estaría bien mientras y no fuera ese vestido blanco, pero ahora recordaba porqué lo había elegido, la mayoría de sus prendas estaban en el lavadero. Lo había encontrado una simple pero bonita combinación, salió corriendo a contarle a William… William que estaba con Susan en la cocina, Susan que preparaba un pastel… pastel que terminó sobre la ropa de Nicole cuando esta entró atolondrada y brusca en la cocina…

Resignada siguió buscando, las horas pasaban y seguían pasando catástrofes normales pero increíbles, Zafiel llevaba buen rato riéndose de ella desde la puerta.

-¡Maldito destino!- Gritó la rubia con el vestido blanco entre sus manos.

-Sabes… si estuvieras más tranquila, ninguna de esas ropas que te probaste se hubiera arruinado… - le dijo divertido- ¿Te das cuenta que es TU culpa y no la del  “destino”?

Nicole lo ignoró y con el vestido en sus manos y los ojos desorbitados, dijo en voz baja:

-Esto es…- se contuvo analizando la situación apretando la blanca tela.

-Es un vestido- Dijo Zafiel concluyendo su frase.

-¡Una señal! ¡Es una señal!!- Le dijo en un grito nervioso pero emocionado.

-…No, es un vestido…- Volvió a corregirle negando con la cabeza expresando su pesar por la locura de la chica. Nicole de gruño, el se rió. – ¿Donde quedó tu tan perfecta lógica?

-No tengo ganas de darte una clase… - dijo revoleando los ojos.

-Claro… porque detestas demostrar tus enfermizos y extraños conocimientos…- la retó con sarcasmo.

-Ya que insistes… -le sonrió frunciendo la nariz- cuando las personas sueñan, hay momentos en los que acceden a otras partes de su cerebro que no son las utilizadas a conciencia, hay teorías donde dicen que ahí están guardados todos los recuerdos y posiblemente todo lo que no podemos comprender con nuestra mentalidad humana, muchos accedes a través de la hipnosis por ejemplo- Zafiel bostezó exageradamente- entonces es posible que yo haya logrado entrar y…

-Nicky… eso no tiene nada de lógico…- le interrumpió.

-¡Si lo tiene!- se quejó intentando creerse sus propias palabras.

-… No, no lo tiene…- volvió a insistir.

-Bueno ¡No todo tiene que tener lógica!- remató dándose cuenta de que ya habían tenido esa discusión y se habían intercambiado los roles.

-¿No era que, según Freud, los sueños son siempre deseos inconscientes? ¿No será: que lo que soñaste es lo que reamente quiere tu inconsciente?

-NO, bueno… si es verdad que quiero conocer a ese hombre rubio, y que quería una explicación sobre la carta… ¡pero yo no quiero que nadie muera!- Exclamó al borde del llanto, recordando el real y doloroso sueño.

-¿Segura? Por mucho que lo analices, el inconsciente no conoce de moral… - Lagrimas se escaparon de sus ojos- tranquila, tranquila, no lo decía en serió, no creo que quieras que nadie muera…- intentó calmarla.

-Pero no quiero… no quiero…-

-Lo sé… bueno tranquila, ya es la hora, si tanto miedo tienes de no poder cambiar ese sueño, porque no simplemente te quedas en aquí, no vengas, y nada pasará…- le dijo con un dejo paternal. 

-No podría hacer eso… ¿Si es verdad? ¿Si mi pesadilla se cumple?... no podría perdonarme jamás, el haberme quedado de brazos cruzados… - declaró nerviosa pero decidida.

-¿Qué te hace pensar que podrías hacer algo?

-¡No lo sé! ¡Pero algo voy a hacer! – Terminó cerrándole la puerta en la cara y saliendo a los pocos minutos vestida con su uniforme.- ¡Vamos!-Le ordenó, como si eso la llenara de fuerzas. Zafiel rió encantado.

…………..

-Nicky ¡Estas preciosa! – Le dijo Ivonne burlándose cuando la vio llegar al instituto con el uniforme, la pelirroja se había separado del grupo para escaparse con su amor.

-Muy graciosa…- rezongó la blonda sin ganas de dar muchas explicaciones- me olvidé que no había que venir con el uniforme…- mintió.

-Hey… ¿yo que hacía en tu sueño?- Preguntó Zafiel curioso

-Te ibas, como can de celo, tras unas chicas.- Le respondió sin emoción. Zafiel miro de reojo a unas chisas de años superiores que le sonreían encantadas, las señaló descaradamente.-Si... esas…- Afirmó Nicole. Zafiel se quedó mirándolas con una lujuria evidente unos segundos, para luego suspirar y quedarse junto a Nicole. – ¿No vas a ir de cacería?... como siempre…

-Ya te dije… que estoy aquí para protegerte… así sea de un tonto sueño… que me frustra disfrutar de la compañía de esas preciosidades…- aclaró con algo de rencor.

El acto pasó, y todo el glamur que se había formado con la expectativa de todos, había sido brutalmente arrebatado con una tediosa reseña histórica de la institución que duró lo suficiente como para dormir a algunos presentes. Luego de la interminable presentación, quedan libres los festejos, algunos fuegos artificiales decoran el ya ennegrecido cielo. Disfrutaban con los juegos de las quermeses y de los dulces que abarrotaban cada rincón de la enorme institución. Pero Nicole no disfrutaba de nada, sudaba en frío al ver la hermosa pero ya vista combinación de fuegos artificiales…

El grupo de siempre estaba reunido, todos menos Ryan. Nicole atenta a cada detalle y Zafiel atento a ella.

-¡Agatha!- Exclamó Ivonne complacida, recibiendo a la morocha, que con pantalones ajustados y una camisa negra entallada, se quedó con el aliento de muchos. La música resonaba y todos parecían divertirse, Agatha ignoró a Nicole, y esta le sonrió como si nada pasara…

-Estas preciosa Nicky- Le dijo Agatha también burlándose de que llevara el uniforme puesto…

-… Gracias… - respondió pensante… por más que ella cambiara sus acciones… las del resto seguían iguales.

-Yo también recibí esa carta- admitió Agatha seria- Esa carta que me invitaba a…- Le empezó a decir en frente a todos, Nicole la detuvo.

-Ya lo sé… todo… creo...

La rubia estaba a punto de entrar en el pánico total, respiraba entre cortado, Zafiel la hizo sentarse, ella se calmó. Se quedó suspirando y conteniendo las lágrimas, quiso volver con sus amigos pero no los veía, solo estaba Zafiel, sin duda sus acciones también eran distintas… y el que alguien la acompañara en su locura… la hacía sentir más segura y tranquila.

-Fue a traerte algo fresco- Le dijo Zafiel explicándole la desaparición de Agatha.-Los demas siguieron su camino, creo que no se dieron cuenta de que nos quedamos atras...-Ella se levantó y empezó a buscarlos entre la muchedumbre, pero fue otra cosa la que encontró… Ahí estaba: el hombre de pelo como el oro, disfrutando sonriente y pacífico observando los juegos que las personas disfrutaban. Se quedó mirándolo, perdida, curiosa, ansiosa, aterrada.

El hombre como lo había hecho la primera vez que se vieron, se giró hacia ella y le hizo perderse en sus ojos dorados. Le sonrió y se alejó. Nicole hipnotizada y entregada lo siguió, chocando y empujando a los que estuvieran en su camino. Pero Zafiel la tomó por el brazo deteniéndola y sacándola de su transe, al reaccionar sintió una gran tristeza que la inundaba, pero confundida agradeció al chico. Pero él no parecía estar muy bien tampoco, tenía un gesto de preocupación y al mismo tiempo de furia en su rostro.

-Tengo… que irme…- le dijo entre dientes.

-¿Qué?  No, por favor, eres la única prueba de que algo puede cambiar, por favor…

Zafiel dudó unos segundos.

-No puedo, tengo que irme…- volvió a decir.

-¡Dijiste que estabas aquí para protegerme!- Se quejó la rubia asustada y confundida.

-¡Por eso tengo que irme!- Le intentó explicar sin explicaciones. Salió corriendo.

Nicole quedó sola… mirando hacia todos lados, esperando encontrar la respuesta en cualquier lado… entonces miró hacia la colina, esa colina en uno de los campos de deporte, donde con dificultad se veía la silueta de un hombre, ese extraño hombre que era el único de hacerla sentir la mayor par, que en ese momento necesitaba. Sintió en su corazón, sintió resonar en su cabeza, todo su cuerpo quería salir corriendo hacia ese lugar. Empezó a caminar, y cada vez más rápido…

Pero alguien se interpuso, Zafiel nuevamente la interceptaba, le tomó la mano y se la llevó corriendo.

-… ¿Qué haces?

-Si en tu sueño, mueren todos, por culpa… del asesino… -le decía entrecortadamente mientras corrían hacia dentro de uno de los edificios del instituto- y si depende de todos, no solo de ti, cambiar las cosas… entonces… quizás: cometa el error más grande de toda mi vida…

Nicole se quedó callada, solo siguiéndolo, llegaron a uno de los pasillos, y escucharon una risa estridente y desquiciada vibrar e las paredes…


yyyy???

que tul ? les gusto?
no me pueden decir que feathers no tiene emocion!

jajaja

gracias por leerme! 

Delirio de Foxys @ 20:27
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
(>:[)changostristeque bueno pero quiero saber mas y mas
Delirio de bruja26
Lunes, 27 de abril de 2009 | 14:57
q interesanteee!!!q ganas de leer la conti ponla pronto pliss!!!
besitos!
Delirio de Ayame_onura
Martes, 28 de abril de 2009 | 18:57
(>:[)(>:[)(>:[)(>:[)(>:[)(>:[)(>:[)
Delirio de VGirl
Mi?rcoles, 29 de abril de 2009 | 21:23
Gracias poor los coments!! ajajaj aunque la mayorian sean caritas, creo que logre la exprecion que queria jajaja.

corazon
Delirio de Foxys
Domingo, 03 de mayo de 2009 | 17:57