Domingo, 03 de mayo de 2009

 

 

Ella recorría los pasillos, con la piel erizada y los pasos firmes, no sabía cómo había llegado a esa situación, pero el aroma a sangre que la guiaba no era algo nuevo… ya lo había sentido, ya lo había sufrido… hace tantos años.

Escuchó una risa estridente y desquiciada hacer eco… tomó aire inspirándose valor, juntó sus manos, empezó a recitar en un murmullo inentendible…

Sintió a alguien correr detrás suyo, sin perder su templanza o su concentración siguió con sus susurros, sus palabras que la llenaban de una fuerza invisible, pero una voz… ¡esa voz! La única capazde desquiciarla, la llamó:

-¡Agatha!- Gritó la rubia, para luego darse cuenta de su actitud tan poco precavida y volver a llamarla con la voz ronca, pero su corazón ascelerado.- ¿Qué haces aquí? – le preguntó acercándose a la morocha, que notaba: se retaba a si mismapor no haberse ido a su casa a tiempo. Vio como Zafiel también se acercaba a ella pero su atención estaba en otra parte, el miraba hacia el final del pasillo, que para ella era solo oscuridad, pues la única luz que los acompañaba era la alternada iluminación de los fuegos artificiales.

-Lo mismo que ustedes- Respondió la morena, mirando a Zafiel inconforme.

-…- Nicole se quedó observandola unos segundos, dudando- Pero yo no sé qué es lo que hago aquí…- dijo soltando una risa incoforme.

Agatha estaba enojada, y al mismo tiempo, asustada ¿qué pasaba por la cabeza de Zafiel? Lo miró y no dejó demirarlo, ignorando por completo a Nicole, que era la única que no comprendía lo que ocurría, y miraba nerviosa, por uno de los ventanales del pasillo, hacia el centro de la fiesta, ese emorme patio donde visualizaba la explocion de su pesadilla, las imágenes volvían a ella, y tragando en seco intento enfocarse y no dejar salir sus lágrimas. En un parpadeo, Zafiel tomó a Agatha por los hombros y la atrayéndola hacia él, ella se ruborizó por unos segundos, pero luego sintió, ese olor a hierro de nuevo, la trajo a la realidad.

-¡Nicole!- El peligris la llamaba a ella también, claro que al ver la imagen de la supuesta pareja no pudo evitar reírse y negarse a ir con ellos, se volvió hacia la ventana- ¡Ven aquí! – le ordenó, y ella con un revoleo de ojos: obedeció, pero antes de llegar con el duo, una sombra que se vislumbraba al otro lado del pasillo llamó su atención, afinó la mirada para ver mejor.

-¡Profesor!- dijo la rubia, llamando al hombre que aparecía por el pasillo. El hombre caminaba erguido pero despacio, y con su respiración eraentrecortada y forzada.- ¿Está usted bien? – le preguntó acercándose un poco al hombre, Zafiel la tironeó del brazo hacia atrás.- ¡Hay! ¿Cuál es tu problema? Es solo el profesor…- se quejó, volviendo la vista al hombre, que en un instante, estaba amenos de medio metro. Los fuegos artificiales habían parado por unos minutos, estaban a oscuras, en esa noche de luna nueva.

El hombre sudaba, y con la cabezagacha y una de sus manos rozando su seca garganta, intentaba dar bocanadas de aire, empezó a exasperarse, no podía respirar, golpeó la pared con su otra mano un tanto molesto, lo que hizo exaltar a las chicas.

-Niños… que hacen… aquí…- les dice fallando su disimulo de falta de aire- se pierden… de la… fiesta…- levantó el rostro sonriéndoles pero con los ojos tan cansados que no podía abrirlos. Se desplomó antes de que ellos pudieran responder. Nicole atinó a ayudarlo pero Zafiel nuevamente la detuvo, Agatha por el contrario, si pudo aproximarse, intentó despertar al hombre desmallado, pero este siquiera se inmutaba, y su respiración seguía fuerte y entrecortada.

-…- Zafiel callado miraba en direccióncontraria-¿Cuántos son esta noche?...- dijo en voz baja, sin soltar a la rubia-Nicky… ¿Dónde era la explosión con la que soñaste?- Agatha tomaba, con dificultad el pulso del hombre, pero no pudo evitar escuchar su conversación.

-Era… en el centro de los festejos, enla zona donde están los fuegos artificiales- le respondió sumisa.

-… ¿Soñaste?- preguntó Agatha- Nicole…¿otra vez… esos sueños?- le dijo mentando las dos veces en el pasado, en que ya habían ocurrido.

-Sí, pero esta vez… quiero hacer algo…-intentó justificarse apretando sus puños.

-¿Qué te hace pensar que vas a poder hacer algo? ¡No deberías estar aquí!- le retó, frustrada por la inconscienciade su amiga. Suspiró. –Yo voy a ir abajo… a vigilar los fuegos artificiales… ¡Tu vete a casa!- Le ordenó irritada, pero era su simple preocupación que espresaba con furia.

-¿Puedes dejar de ser tan mandona?- Se queja en una pregunta Zafiel.

-¡Se supone que tienes que protegerla!-le reta a él también. Nicole arquea sus sejas.

-Sí, sea cual sea, su decisión…-ler espondía, pero el grito de dolor que soltó Agatha en ese momento, le hizo callar; el hombre que había perdido el conocimiento tenía las uñas rojas, rojas de la sangre que salíadel brazo de Agatha, y ahora la tenía atrapada, con un brazo alrededor de su cintura y otro alrededor de su cuello, asfixiándola. Lo fuegos volvían a explotar en el cielo y delataban el susto en sus caras.

Zafiel fue el primero en reaccionar se lanzó hacia ellos, y con el envión y la adrenalina, le acertó un golpe de lleno en el rostro, que hubiera roto varios huesos a cualquier persona, pero el hombre soltó a la morocha por el impactó e inmediatamente se levantó… y alzando sumirada dejó a las féminas paralizadas. Sus ojos eran negros… negros como los del asesino, Zafiel las empujó para que corrieran pero ninguna de las dos lo hizo, veían al hombre aún con su respiración agitada y con los ojos desorbitadosy negros, auqnue ahora ellas, estaban con la misma dificultad de respiración que ellos.

Crux mihi salus;Crux ets quam semper a doro;- Comenzó a pronunciar Agatha, en lo que Nicole reconoció como un obvio latín. -Cruz mihi refugium; Cuz domini mecum.- Terminó persignándose. Nicole sintió un escalofrío…

-¡Agatha llévatela!-ahora era él el que ordenaba, salieron corriendo las dos, pero antes de girarpor el final del pasillo Nicole se dio vuelta, para ver, como ya lo había hecho anteriormente, la brutalidad del chico, que parecía descargar todo su odio en el profesor, que convulcionaba a cada golpe. Pero no sintió el mismo pavor que la primera vez. Siguió corriendo, bajando las escaleras a saltos, alcanzando a la morocha, que la hizo pasar primero por la puerta principal, y una vez estando ella fuera… cerró la puerta trabándola y quedándose dentro. Nicole golpeó la puerta temblorosa y confundida, pero ya era tarde, Agatha volvíasobre sus pasos, por los lugubres pasillos donde las paredes parecían reirse.

Viéndose sola, en un mar de gente, hizo lo único que se le ocurría: buscó a las autoridadesdel colegio, donde sólo se encontró con el director que prefería ignorarla, pero claro decirle: “El profesor de Física se volvió loco y atacó a una alumna, y cumple con los rasgos del asesino de larosa”… no era algo creíble… o mínimamente coherente. Igualmente se arrimó al hombre, dudando a cada paso.

-Director- le llamó- unos chicos estuvieron tocando los fuegos artificiales, me parece querompieron algunas cosas.- mintió sin pensarlo demasiado, pues no tenía muchas opciones.

-Imposible, esta todo controlado y vigilado.- le respondió cordial, pero sin darle importancia, volviendo hacia sus invitados.

-Estamos hablando de pólvora y de más de un centenar de alumnos… -Si, sin duda conocía a los adultos, y sabía que era más importante la opinión pública, que las vidas humanas, y la mirada acusadora de los invitados especiales del director, lo obligaron a prestarle su atención- ¿Está seguro que no quiere siquiera revisar?- preguntó con dulzura, ocultando a la perfección sus sentimientos y planes; luego de una amenazante mirada, pudo observar al, un poco sobrepasado de peso, hombre subir al escenario.

-Les pido quese alejen de la zona de fuegos artificiales, todos, por un rato no tendremos luces en el cielo, pero no se preocupen es solo una precaución. – Dejaron dedispararle a las estrellas, y todos empezaron a alejarse del lugar. Nicole suspiró aliviada, por lo menos estaban atentos a cualquier peligro.

Una mano se posó sobre el hombro de Nicole. Se giró y se encontró con él.

-Lo que estas haciendo…es interferir con el destino, contra los designios de Dios…- le dijo el hombre,de dorada cabellera, en un susurro. Ella nerviosa no se animó a voltearse.

Mientras, dentro del instituto… Agatha enumeraba sus inentendibles palabras en latín, corriendo por los pasillos, encontrándose con desconocidos que actuaban como lo había hecho su profesor, la atacaba, la perseguían, llegó hasta donde estaba Zafiel, y no pudo evitar gritar, con todo el odio, con toda la fuerza, que tenía dentro.

El grito se escuchó con claridad, gracias al silencio que se había formado por las palabras del director, los guardias de seguridad, un poco alcoholizados y otro poco confundidos, corrieron hacia las puertas que tuvieron que derribar aturdidos.

Pero en uno de los pisos más altos, estaba Agatha, ante la imagen de un espeluznante ser, entre la oscuridad mesclada con el ahoragante olor a hierro y unos cuantos cuerpos sangrantes: estaba Zafiel, que tenía, parte del brazo tintada con negro y otras de su cuerpo completamente rojas, a su alrededor cuerpos cerca de una docena, todos tirados y sin vida. Contenía sus gantas de vomitar ante tal esena, y su corazón parecía queres escaparse; pero fue entonces, cuando sintió un punzante dolor en su cuello, y su fría sangre que salía a borbotones, recorriendo su brazo y parte de su espalda, el peligris corrió hacia ella clavando una filosa y pequeña daga en el centro de la frente, de la desquiciada mujer, que tenía sus dientes enterrados en la parte baja delcuello, de la casi inconsciente morena, cuando sintió que la liberaban, se dejó caer a los brazos de Zafiel, quien la sostuvo con bastante brusquedad, tan distinto a la protección que siempre otorgaba, la dejó caer al suelo, desde donde ella lo vio, aún con la mirada turbia y todo lo demás volviendose negro, lo reconoció.

-Eras tú… eras tú el que mató a mi madre… el que la mató sin piedad hace tantos años… el famoso y maldito asesino.-Zafiel, con sus ojos negros y su pupila plateada miraban fríos y  sádicos a la chica que yacía rendida y herida.

-Eso te pasa, por desobedecerme. – Le dijo sonriente, mientras se paraba frente a los cuerpos, y lanzaba a cada uno una rosa blanca, cuando una rosa tocaba un cuerpo… su tinte se volvía negro y luego volvía a ser blanco. Es lo último que Agatha pudo presenciar, junto a la morbosa sonrisa que Zafiel le regalaba.

Llegaron, pero ya era tarde, la completa docena de cuerpos estaban ordenados en filas cada uno con una rosa blanca en sus manos y sobre su pecho, y Agatha inconsciente y morivunda junto en una esquina opuesta a ellos. Nicole gritaba exasperada mientras los guardias la detenían para que no tocara nada, ni siquiera a su amiga, llorava, gritaba, pero sabía, que eso no le salvaría la vida a la morocha. No hubo explosión, pero las muertes no se habían podido evitar… Y ahora la única persona que sabía el secreto deZafiel, quizás no sería capaz de decirlo...





tachan!!

auqnue supongo que muchos se la esperaban o lo suponian... les digo que: si me conosen sabran que la historia recien empieza. 

... croeq ue me quedo muy sangriento el cap jjijiji pero bueno

 


Delirio de Foxys @ 18:52
Comentarios (5)  | Enviar
Comentarios
heeeee que onda agatha?, y el hombre rubio?,que paso con el angelito de nicole,el protector? .....la trama de las tres partes estubo muy bueno!changosrubor
Delirio de bruja26
Domingo, 03 de mayo de 2009 | 22:46
O_O joder q masacre! me encanto el capitulo, al final Zafiel es malooo xkee!?T0T
siguelo prontooo, besitos!
Delirio de Ayame_Onura
Lunes, 04 de mayo de 2009 | 17:03
o0o0o!!

Voy a convertirme en tu fan, vale? xD

Menkanto tu historia ^^ Zafiel malo? tiene que ser por algun motivo especial, sino no protegeria a Nicole. Pobre Agatha... no quiero que muera...

Un besito y animos, sigue escribiendo!! ^^
Delirio de Abby19
Lunes, 04 de mayo de 2009 | 23:18
?me lo supon?a pero no quer?a que fuera as?!!! ?por queeee???!
el capitulo ha estado fant?stico, las trespartes claro, espero ilucionada (con que no mates a Agatha) ?el proximo cap?tulo!
Delirio de VGirl
Jueves, 07 de mayo de 2009 | 18:50
Yey! obtuve la respuesta esperada... y de yapa una fan!!! ajjaja
gracias en serio por los comentarios y ahora tengo que mantener el nivel de la adrenalina! jijijiji


ruborruborrubor
Delirio de Foxys
Viernes, 08 de mayo de 2009 | 14:35